EL TIEMPO NO SE DETIENE ...


Get your own Digital Clock

BIENVENIDOS ! WELCOME!

05 junio 2009

LA SENSACION DE RECHAZO


Cada persona lleva a sus espaldas experiencias de rechazo. El rechazo puede presentarse bajo diversas formas, pero siempre produce una sensación incómoda.
La sensación de rechazo puede generar inhibición y amargura, resentimiento e ira o una necesidad de huida.
En la pareja, en la familía, con los amigos, en el colegio, los compañeros de trabajo, los conocidos... con cualquier persona tenemos la posibilidad de excluirnos, de ser juzgados, una mirada despectiva, de hacernos sentir no integrados en un grupo. Por eso es conveniente identificar ese temor y saber cómo afrontarlo.
Hay rechazos evidentes, claramente expresados, mientras que otros se manifiestan en la sutileza de una mirada, un gesto… sin que por ello resulten menos dañinos o violentos. Aunque a menudo lo neguemos, el rechazo nos afecta. Nos provoca una herida emocional que hace saltar como un resorte nuestro orgullo y nuestra ira, pero también despierta dolor e inseguridad.
Para superar y que no nos afecte se requiere un autodominio de las propias emociones, de los deseos y necesidades, y centrarse en una solo hecho que nos interese en ese momento, nuestro propio centro y para conseguirlo es preciso aprender a escucharse, conocerse más para consolidar la propia identidad; lo cual a su vez permite moverse con mayor seguridad, poniendo límites cuando son necesarios.